Un guru-guiri que me cae bien


Generalmente, cuando oigo la palabra “guru”, aplicada al mundo de los negocios, me entran ganas de echar mano de la pistola que no tengo y recuerdo aquella canción punk de los ochenta. Les tengo mucha manía, qué le vamos a hacer, y ya lo he comentado algunas veces en este, vuestro humilde blog.

Pero he dicho generalmente. Hay gurus a los que tengo mucha simpatía. Uno, patrio, Santiago Rodríguez, a quien, si no conocéis, deberíais conocer, autor del más imprescindible libro de creatividad en Marketing Directo jamás escrito en castellano (luego paso a cobrar ;)).

Y luego hay otro, a quien tuve el placer de escuchar años ha en unas jornadas de la profesión en Madrid. La historia de este es mucho más curiosa. Su nombre es

Herschell Gordon Lewis

Si visitas su web oficial te encontrarás con un reputadísimo communicator in the sophisticated world of direct marketing. Pero de esos hay muchos. Lo que hace diferente a este señor son sus orígenes profesionales.

HGL ha recorrido, ese puente que cruzan y han cruzado muchos creativos. Pero lo ha hecho al revés, y a lo grande. Tienes ante tus ojos al único e incomparable inventor del cine gore.

Su vida.

Herschell nació en Pittsburgh en 1926. Se graduó en periodismo en una universidad de Illinois y trabajó como profesor de lengua en una escuela. Pero el dinero no era suficiente, así que Lewis pensó en realizar algunas películas que le proporcionasen más beneficios.

Su inspiración más directa fue otro grandísimo director de serie Z, Russ Meyer, famoso por sus Supervixens (advertencia: el vídeo enlazado es subidito de tono) y de hecho rodó unos cuantos “nudies” antes de descubrir la pólvora.

La cosa fue así: estaba HGL viendo una peli de tiros y le sorprendió que los muertos no sangraran. Ahí se encendió la bombilla. Al poco rueda su primera peli gore, Blood Feast (nueva advertencia: me estoy absteniendo de presentar vídeos porque tal vez no todo el mundo comparta el interés por esta clase de subproductos). 

Herschell rodaba para el público. Le proponía emociones fuertes. Y lo conseguía. Sus proyecciones públicas eran un festival de gritos y ataques de nervios. Litros y litros de sangre de mentirijillas inundaban literalmente la pantalla. Herschell se convirtió, por derecho propio, en el padre de ese género de terror que luego explorarían Tobe Hooper o el italiano Dario Argento. El propio HGL resumió su carrera en una frase: “Vio algo distinto. Y lo hizo”.

Pero… ¿esto que es?

A ver: ¿esto no era El Publicista Perplejo? ¿No se trataba de hablar de la profesión? Pues sí. Y a eso vamos. En mi humilde opinión, un tipo que dedica la primera parte de su vida a hacer reaccionar a la gente lo tiene todo de su lado para dedicar la segunda parte a… seguir haciendo reaccionar a la gente. Vamos, que credibilidad, lo que se dice credibilidad, la tiene toda. Por eso es un guru que me cae bien. Y, de hecho, en su web tienes todo un minicurso acerca del poder de las palabras (en inglés). No te lo pierdas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s